São Bartolomeu - Paulo da Silva 2

Natural - Red Catuai

La finca

La Finca de Sao Bartolomé se encuentra en la vertiente norte de la Sierra de la Mantiqueira, en el sur del estado de Minas Gerais. Es parte de la región de la Mantiqueira de Minas, reconocida oficialmente por su tradición en la producción de café de alta calidad. La finca es gestionada por pequeños propietarios y se destaca por las características únicas de su terreno, que se reflejan en los perfiles sensoriales distintivos de sus cafés. Con una extensión de tierras montañosas dedicadas al cultivo del café, la Finca de Sao Bartolomé contribuye a mantener viva la herencia cultural regional, mientras busca continuamente la excelencia en la producción de nuevos sabores y matices en cada cosecha.

Especificaciones

P005070#8

Sítio São Bartolomeu

Puntuación

85 Puntuación SCA

País

Brasil

Región

Mantiqueira de Minas

Departamento

Mantiqueira de Minas

Proceso

Natural

Variedad

Red Catuai

Cosecha

Mayo - Agosto

Altura

1000 msnm

Finca

Sítio São Bartolomeu

Embalaje

60KG GPB

Productor

Paulo da Silva

Humedad

10,6

Certificaciones

Notas

Clementina, Frambuesa, Mazapán

Tamaño del grano

Muestra 300gr:

19: 4.0
18: 15.0
17: 28.0
16: 42.0
15: 10.0

La región

Situada en la vertiente norte de la Sierra de la Mantiqueira, en el sur del estado de Minas Gerais, la región de la Mantiqueira de Minas es un área demarcada de 25 municipios. Está oficialmente reconocida como Indicación de Origen por su tradición y reputación mundial de producir cafés con perfiles sensoriales únicos.
La mayoría de los productores de la región son pequeños propietarios que explotan explotaciones familiares. La región se diferencia por la singularidad del terreno y las características resultantes que el terroir lleva a la taza. Los cafés de Mantiqueira de Minas reflejan tanto el lugar en sí como el trabajo comprometido de sus productores. Mantiqueira cuenta con más de 8.200 productores, el 82% de los cuales son pequeños propietarios, y 56.000 hectáreas de tierras de montaña plantadas con café. La mayor parte de la recolección se sigue realizando manualmente, y ésta y otras prácticas mantienen viva la herencia cultural regional del cultivo del café, al tiempo que se buscan nuevos sabores.